...de Sirenas que escuchan

Dicen que uno debe dar tiempo al tiempo. Dicen que uno debe perdonar, dejar ir. Que va a pasar; que va a mejorar. Y que un día ya no dolerá tanto. Lo que no te dicen es que también te extraña. No te dicen que deberías llamarle si se te va un suspiro en ello, que lo hagas. Que vayas, le busques. ¿Porqué se pelean la sanidad con el deseo? ¿Porqué nos cansamos de la otredad tan rápido? ¿Porqué la vehemencia de 'moverse', de 'avanzar'? ¿Avanzar a 'dónde'? ¿Moverse'de qué'?

Van a ser dos años de quererle cachar los talones a una sombra que se me escapa al doblar cada esquina. Porque la verdadera tragedia pareciera ser la de convertirse, de a poco, en extraños después de compartir hasta la cama, no? Muchas veces, antes de leerte 'más de cerca' y saberte tan humana, tus textos me gustaban sin gustarme... A la fecha siguen siendo, algunos, textos de palabras quemantes; como antiséptico para un herida infecta en el fondo del alma... Y esque pintas a tantas mujeres, tan diversas, tan hermosas en la intimidad de sus mentes (lo que pasa por su cabeza en una u otra situación)... Que no he podido más que aprender de ellas. De sus palabras en las tuyas. De sus sentires en tus letras. Aunque, como te digo, me quemen y me hagan recular como arrepentido de saber tanto.

No soy una persona de 'tener muchas' mujeres, pero sí una persona de 'tener mucho' con cada una. Y así como me has ayudado, con tus personajes brutalmente francos, a entender que son así y dar tregua a muchos silencios que me dejó cierta mujer al huir de mi vida... También he dado con una o dos verdades con respecto a mí como la contraparte de esos silencios.

No sé porqué necesitaba decírtelo... Supongo que siento que se lo digo a ella.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A quien compartió el silencio, en silencio

Me dicen Xairo, Xairo 'El Roto'...

Cuento con que todos duerman...