Entradas

De Puntos y Comas...

Hace tiempo, ya un rato, veía cómo, el altamente entrenado y varias veces condecorado experto estratega armamentista/militar de una raza alienígena, trataba de poner en palabras los sentires de lo que se cuerpo humano (y su atípica mente inconexa) percibía como un corazón roto. En su desesperación, imploraba a su comandante de misión que le diera un dolor que pudiera definir; sus sollozos fueron interrumpidos por un “¡No voy a meter tu mano al tostador de nuevo!”.
Pero bueno, no es que hoy venga a convencer a quien pase por aquí de que no soy, bajo ninguna circunstancia, incluso por encima de sospecha alguna… un ser extraterrestre.
…dicho eso... ok, no, no voy a meter la mano en tostador… (de nuevo. JA!)
Y la cosa es… que es así, ¿no?
Va uno por la vida aprendiendo a hablar, conectando y dando seguimiento a lasletras; a decir “esto es una pluma” en diferentes idiomas (y bendita la hora en que esa oración sea utilizable en una conversación normal) pero pocas son las veces en que uno neces…

...de Sirenas que escuchan

Dicen que uno debe dar tiempo al tiempo. Dicen que uno debe perdonar, dejar ir. Que va a pasar; que va a mejorar. Y que un día ya no dolerá tanto. Lo que no te dicen es que también te extraña. No te dicen que deberías llamarle si se te va un suspiro en ello, que lo hagas. Que vayas, le busques. ¿Porqué se pelean la sanidad con el deseo? ¿Porqué nos cansamos de la otredad tan rápido? ¿Porqué la vehemencia de 'moverse', de 'avanzar'? ¿Avanzar a 'dónde'? ¿Moverse'de qué'?

Van a ser dos años de quererle cachar los talones a una sombra que se me escapa al doblar cada esquina. Porque la verdadera tragedia pareciera ser la de convertirse, de a poco, en extraños después de compartir hasta la cama, no? Muchas veces, antes de leerte 'más de cerca' y saberte tan humana, tus textos me gustaban sin gustarme... A la fecha siguen siendo, algunos, textos de palabras quemantes; como antiséptico para un herida infecta en el fondo del alma... Y esque pintas a tant…

Ausencias

Yo pensé nunca volver a escribir en este espacio. Pensé, de hecho, nunca volver a escribir de estos sentires. De menos no aquellos que me traen hoy... Aquí. A gritar en este (como solía llamarle) espacio anónimo en la red. Porque finalmente nada es sustancia por acá o sí? Es un rincón por demás desconocido, irrelevante y del que un par de personas sabe, sabía.

No tiene mucho que pregunté, tal vez a la persona equivocada, cómo es que se cuentan las ausencias. Con ceros? Se toma nota mediante vacíos? Con montones de nada, con pilas de aire, con hileras de nada... Con qué?

Se lleva una especie de registro... De tiempo. De momentos. Que pasan, que se agotan. De alegrías que se ceban, de disgustos que se ahorran... se suman? Son victorias, fracasos? Pueden llamarse de algún modo si son lo que son: ausencias? Cuentan, para algo, de menos?

Ya tiene rato que no llevo cuenta de nada de eso... Ni de alegrías, ni de victorias, ni de sumas. Ni de tiempo, ni de ciclos ni de nada. Mi perspectiva es…

A quien compartió el silencio, en silencio

Imagen
Hasta eso lo tenías que hacer como querías, ¿verdad? A tu modo, en tus condiciones. Estar contigo entonces, en ese verbo que no sabemos si es transitivo. En ese momento al que rehuimos, al nuestro, al de los nuestros. Entiendo que buscabas alivio, tranquilidad. Que mis llamados te hastiaban y mis caricias te angustiaban; por irte, por quedarte. Por no estar… por estar así.

Pero… ¿por qué sola?

Yo aquí estaba, dispuesto a acompañarte, a llevarte, sí, en tiempo humano pero… sí… tiempo humano.

Yo te saqué de las calles y te metí a mi casa, te salvé la vida y tú me la diste toda, haciendo los huecos menos vacíos, a mi soledad un diálogo sin palabras, a la reflexión un duelo de miradas y al descanso una sinfonía de suspiros. Todo hasta desbordar mi corazón de niño y promoverlo al de un adulto. Ahí estabas sin decir nada pero expresándolo todo, ingeniándotelas para dejarme pensando, preguntándome qué olor buscabas en el viento, al vigilar desde el techo… callada, taciturna.

Tú me diste tu vid…

Espasmos

Daga con miradas de fuego…

Pócima con aromas de hierba…

Beso que viste de verde…

Caricia balsamizada en coco…

Memoria bañada de plata…



Letras que con sangre entran...

Imagen
Seducido por telas de humo,
arrebátome curado en deseo,
rabia que liberada en pecho,
ansiedad cautiva del miedo,
hechizo que me tiene preso,
impalpable, pedazo de cielo…


Sidney Bechet - Petite fleur

Found at abmp3 search engine

Aún no me toca...

Hoy me perdí buscando a la luna. Como guía, el resplandor de los faros, el titilar de las estrellas, la luz propia de la casa. Pero todos esos fulgores opacos me llevaron a perderme. En la esquina del cuarto, entre las ramas del árbol, en la negrura profunda.

Te hallé en quién sabe qué momento, me perdí en no sé qué punto y es hora en que no doy con lo que a mí me toca…

Cuento con que todos duerman...

Imagen
"...y no es que haga un castillo y pueblo entero para recibir a mi princesa, no. Ella es como mirar a la luna; la espero los días que sale, los que no, la busco de todos modos. Las noches nubladas, en que apenas la noto, dibujo su silueta en mi mente, las despejadas en que la veo radiante me embeleso y la respiro cuanto puedo... Pero yo estoy aquí y ella está allá, posada en no sé dónde y a donde no estoy seguro de cómo llegar..."